Horno solar. ¿Qué es? ¿Cómo funciona? Tipos de hornos solares.

Imagen de un Horno solar Go Sun para todo tipo de alimentos

¿Qué es un horno solar?

La variedad más común y popular de cocinas solares es el horno solar, pues es el tipo de cocina solar que resulta más fácil y económico de construir o adquirir.

Su diseño está basado en el concepto de un horno moderno y tradicional, donde la comida se coloca dentro de una caja aislada con el propósito de retener o atrapar los rayos solares, como un colector solar, convirtiéndolos en energía. Este tipo de cocina solar no refleja la luz en un punto especial como las estufas solares, sino que almacena los rayos solares hasta calentar todo el contenido de la caja.

Los hornos solares, a diferencia de las estufas solares parabólicas, no tienen que estarse reposicionando conforme se cocina, es decir, no es necesario que se esté vigilando la comida.

¿Para qué sirve un horno solar?

Los hornos solares o estufas solares de caja pueden alcanzar temperaturas de hasta 150°C. Si la comida contiene humedad, sólo se puede llegar a los 100°C, sin embargo esto es suficiente para cocinar, freír o guisar cualquier alimento.

Con un horno solar se pueden hornear galletas y pasteles al igual que en los convencionales.

Así mismo, se puede pasteurizar el agua para que sea potable, e incluso desinfectar utensilios.

¿Cómo funciona un horno solar?

Para que los rayos solares se conviertan en energía calorífica deben ser capaces de alcanzar el utensilio de cocina (sartén, olla, cazuela), pasando a través de la cubierta transparente (vidrio o plástico) que está en la cara superior de la caja. Los rayos ultravioleta luego se convierten en rayos infrarrojos más largos que calientan el recipiente y la comida. Los rayos UV más largos no son capaces de regresar a su lugar de origen, quedando atrapados en el horno, creando así una acumulación de calor, que aumenta la temperatura dentro de niveles de cocción sostenibles y haciendo que la comida se cocine.

Un horno solar puede estar hecho de casi cualquier material, como: madera, plástico y cartón. Por lo general, se compone de dos cajas de tamaños muy distintos, una dentro de la otra, creando así un espacio entre ellas, el cual se rellena con algún tipo de aislante, como papel o fibra de vidrio. Esto se hace con la finalidad de crear una barrera entre las dos cajas para prevenir el escape de calor por conducción. 

La cubierta transparente que cubre la parte de arriba de la caja actúa como en el efecto invernadero, pues atrapa el calor al tiempo que permite que la luz solar pase, además de que previene que se escapen los rayos del Sol. Esta cubierta puede estar hecha de plástico, de vidrio o de bolsas para horno.

Tipos de hornos solares que existen.

  • Hornos solares con reflectores.

En ocasiones, a los hornos solares se les puede colocar paneles con el propósito de que se reflejen en mayor medida los rayos solares y se concentren en un punto específico, donde se tiene el recipiente con comida. De esta manera, se alcanzan temperaturas más altas y se logra una mayor efectividad al momento de cocinar la comida.

  • Hornos solares sin reflectores.

Al cocinar utilizando este tipo de hornos solares, se hace necesario reposicionarlos para encararlos al Sol, mientras éste se está “moviendo”. No es necesario colocarle reflectores al horno en lugares donde la temperatura sea constante durante el día.